transporte

Una vez potabilizada, tenemos que hacer llegar el agua procedente del Ebro en la cantidad necesaria para que la recibas con suficiente presión durante las 24 horas del día, los 365 días del año.

El transporte se realiza mediante grandes tuberías hasta los puntos de distribución, la red es de tipo ramificado, de aproximadamente 415 Km, es decir hay una tubería principal que se divide en conducciones secundarias y centrales de bombeo que conducen el agua hasta los depósitos urbanos. Y el almacenamiento, mediante grandes depósitos situados en distintas cotas de elevación por todo el territorio.