optimizacion_recurso

Invertimos grandes esfuerzos en optimizar los recursos disponibles y evitar el derroche del agua durante los procesos de potabilización. Para ello, investigamos nuevos métodos y tecnologías que nos permiten ser una empresa cada vez más sostenible.

La escasez e importancia de este recurso natural nos ha impulsado a buscar nuevos y más sostenibles métodos para obtener agua y sacarle todo su partido sin malgastarla. La desalinización del agua de mar y el aprovechamiento máximo de todas las fuentes de agua dulce disponibles en el territorio son las dos medidas más importantes que se desarrollan en este aspecto.

La sensibilización por el uso racional de los recursos naturales y la protección del medio ambiente nos ha impulsado a desarrollar proyectos de utilización de aguas freáticas para usos que no requieren la calidad del agua potable.

Los usos más habituales para las aguas freáticas de calidad no potable son los siguientes:

  • Riego de parques y zonas verdes por aspersión
  • Riego por goteo de zonas verdes
  • Riego de campos de golf y de fútbol
  • Carga de camiones cisterna para la limpieza vial o del alcantarillado
  • Fuentes ornamentales

El proyecto de sectorización de la red de suministro consiste en su división en unidades de gestión más reducidas para facilitar la realización de análisis locales y constantes sobre el caudal y la presión del agua de cada una de ellas, y facilitar las campañas de detección de fugas.

Los datos se recogen en registradores de datos y se envían al centro de gestión una vez al día. Entre ellos destaca el caudal mínimo diario, que aporta información sobre el nivel de fugas del sector, o la evolución del caudal a lo largo del día para la identificación de fraudes y fugas. Asimismo, la gestión de toda la información técnica y económica por sectores permite optimizar el mantenimiento y las inversiones en la red.

La instalación de contadores electrónicos de alta precisión en los hogares y empresas mejora la eficiencia de la red y contribuye a minimizar las pérdidas de agua. La tecnología de estos contadores optimiza el proceso de detección de fugas y permite reaccionar con mayor rapidez en las intervenciones.