Desde hace unos años EMATSA está llevando a cabo un gran esfuerzo para desarrollar su Responsabilidad Social Corporativa consciente de que solamente permanecen en el tiempo, es decir son sostenibles, aquellas empresas u organizaciones que cuidan las relaciones establecidas con su entorno.

Sostenibilidad no es un término meramente ambiental, ni meramente económico, ni meramente social, sino una óptima gestión integrada de las tres variables. Precisamente por esto, EMATSA ha integrado la Responsabilidad Social en su estrategia empresarial y en la toma de decisiones, consciente que cualquiera de estas decisiones seguramente generarán un impacto determinado en alguno de los agentes de interés que tiene identificados.

Existe un enfoque de la Responsabilidad Social absolutamente transversal, es decir que afecta y por tanto debe implicar a todos los procesos que desarrolla EMATSA en su actividad y en cada una de las personas que integran las diferentes áreas, que deberán trabajar de manera colaborativa.

Como resultado del esfuerzo del trabajo de la Responsabilidad Social Corporativa se persigue una mejora continua de la integración con la Comunidad Local, fundamentada en una mejora de la relación con los diversos agentes de interés identificados, que a partir de su satisfacción fortalecerán la confianza y el vínculo de cada uno de ellos con EMATSA.

Informe de Sostenibilidad 2015

Informe de Sostenibilidad 2016

Informe de Sostenibilidad 2017

Informe de Sostenibilidad 2018 (también puedes descargar el Informe de Sostenibilidad 2018 en formato PDF ~3MB) / Vídeo resumen Memoria de Sostenibilidad 2018

 

 

 

 

 

 

El 14 de noviembre de 2016 la Empresa Municipal Mixta de Aguas de Tarragona (EMATSA) recibió formalmente en París el sello CSR-Label otorgado por CEEP (European Centre of Employers and Enterprises providing Public Services) en reconocimiento a la apuesta de la empresa tarraconense por la integración de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en su estrategia. Esta distinción de ámbito europeo otorga bienalmente, tras un proceso de evaluación por parte de una entidad externa que garantiza independencia e imparcialidad, a las organizaciones públicas que evidencian con sus prácticas un mayor compromiso con la sostenibilidad en términos de impacto ambiental, calidad de servicio, sensibilidad social e integración en el territorio o desarrollan su actividad.

Fruto de este reconocimiento el CEEP edita un catálogo de buenas prácticas en RSC de todas las empresas galardonadas en el que por parte de EMATSA aparece el fondo social dedicado a que ninguna persona se quede sin acceso al servicio de agua por limitación de los sus recursos económicos.