La depuración de las aguas residuales consiste en la eliminación de la carga contaminante. Es el paso previo para poder retornarla al medio natural con los mínimos riesgos ambientales, o para destinarla a otros usos secundarios.

Este tratamiento se efectúa mediante un conjunto de procesos unitarios combinados que dan como resultado el fin perseguido. Esta determinada sucesión de procesos unitarios se refleja a continuación de modo comprensible:

Pretratamientos:

  1. Control del afluente: conocimiento exhaustivo del agua que llega a la estación depuradora mediante el control de una serie de parámetros.
  2. Desbaste: separación de sólidos gruesos a través de rejas o tamices.
  3. Desarenado y desengrase: el desarenado tiene por objeto extraer del agua sucia, la grava, arena y partículas minerales más o menos finas con el fin de evitar que se produzcan sedimentos en los canales, conducciones, y para proteger las bombas y otros equipos contra la abrasión. Los desarenadores con desengrase se utilizan para eliminar los aceites y pequeños flotantes con la adición de aire mediante compresores.

Sedimentación (decantación) primaria: tiene como objetivo conseguir la máxima separación de partículas y sólidos sedimentables de las aguas residuales, por la acción de la gravedad en un tanque de decantación.

Tratamiento biológico: los procesos biológicos siguen siendo el tratamiento más utilizado por su grado de fiabilidad y sencillez en la operación. El más extendido es el reactor biológico de fangos activos con eliminación de nutrientes (nitrógeno y fósforo). La denominación de biológicos es consecuencia del proceso que tiene lugar, es decir, de la eliminación de la materia orgánica presente en el agua residual mediante la intervención de microorganismos (bacterias, protozoos, etc.).

Decantación secundaria: Consiste en la separación por acción de la gravedad entre el fango biológico y la agua depurada.

Tratamiento de lodos: Todos los sólidos sedimentados en la decantación primaria, pasan a un espesador de fangos por gravedad y los de decantación secundaria, a un espesador de fangos por flotación.

Una vez espesados, se extraen y mezclan, para posteriormente digerirlos en un digestor anaeróbico. Esta digestión elimina gran parte de materia orgánica de los lodos.

El fango una vez extraído del digestor se pasa por una centrífuga de fangos para separar el agua de los sólidos y sacar éstos lo más secos posible, para llevarlos a una planta de tratamiento especializada, o, a abono para agricultura.

depuracion1

depuracion2