El agua que distribuye EMATSA supera favorablemente los criterios sanitarios establecidos por las autoridades sanitarias competentes así como los establecidos por la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea, según lo establecido en el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

El agua dura es aquella que contiene un alto nivel de minerales, en particular sales de calcio y magnesio. Aunque otros minerales, como el estroncio, el hierro y el manganeso, también contribuyen al endurecimiento del agua, lo hacen en menor grado, ya que generalmente están disueltos en el agua en pequeñas cantidades.

Las aguas duras no son perjudiciales para la salud, sino todo lo contrario: aportan un porcentaje significativo de la ingesta diaria recomendada de calcio y magnesio, y pueden prevenir la aparición de distintas patologías.

El agua adquiere el calcio y el magnesio, que determinan su dureza, en su contacto con los distintos tipos de terrenos por los que circula el río o el acuífero de donde procede. Por lo tanto, el grado de dureza del agua depende del carácter geológico del suelo que atraviesa desde su origen. Así, un suelo calizo genera mayores contenidos de cal que un suelo granítico.

La dureza del agua del grifo no supone ningún peligro para la salud humana, sino todo lo contrario: el calcio y el magnesio, que caracterizan la dureza del agua, son esenciales para la salud. ¿Quieres saber más?

La dureza del agua se suele expresar a través de la concentración de carbonato cálcico (CaCO3) del agua.

Por ello, según el grado de dureza, existen diferentes clasificaciones de las aguas. Una de las más utilizadas es la escala Merck:

0-79 mg CaCO3/l …………………….…………… Agua muy blanda
80-149 mg CaCO3/l …………………………..….. Agua blanda
150-329 mg CaCO3/l ………………………….…. Agua semidura
330-549 mg CaCO3/l …………………………….. Agua dura
Más de 550 mg CaCO3/l ………………………… Agua muy dura

La dureza del agua también se puede expresar en grados franceses (°fH) o en grados alemanes (°dH). La equivalencia entre estas unidades y la dureza expresada en mg/l de carbonato cálcico es la siguiente:

1 °fH = 10 mg CaCO3/l
1 °dH = 17,8 mg CaCO3/l

La dureza actual es de 440 mg CaCO3/L (44º fH)

Las principales ventajas de las aguas duras son las siguientes:

  • Significativo aporte nutricional de las necesidades diarias recomendadas de ingesta de calcio y magnesio.
  • Menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y mayor protección del sistema óseo, entre otros beneficios para la salud.
  • Protección de las canalizaciones de agua contra la corrosión.
  • Aclarado más fácil del jabón.

Las principales desventajas son las siguientes:

  • La acumulación de restos de cal en cañerías y aparatos electrodomésticos.
  • La aparición de restos blanquecinos en la vajilla.
  • Puede provocar una ligera sequedad en la piel y el cabello.